Noticias

Buscar

Actualizado: 19 de jun de 2020

Los últimos acontecimientos han sacado a la luz la precariedad del trabajo artístico, que en países como Chile, donde rige un modelo neoliberal y el Estado sólo ofrece un sistema de concursabilidad para desarrollar proyectos de corto y mediano plazo, se siente aún más fuerte. 

Hace varias décadas que investigadores de muchos lugares del mundo vienen estudiando las características del trabajo artístico (por ejemplo, Becker 1974, 1982; Kraft 1996; Hennion 2003; Stahl 2013). Más allá de las diferencias por países y el tipo de quehacer, el trabajo artístico tiene la característica de ser, por lo general, un trabajo creativo, con horarios flexibles, sin contrato o con contratos de palabra o de muy corto plazo.


Si bien estas características no son muy distintas a otros trabajos independientes, su particularidad es que muchas veces no es considerado como un trabajo, sino como un pasatiempo o una actividad que se hace por amor al arte.


Tal vez por ello en Chile ha costado mucho lograr la aprobación de leyes que protejan el trabajo técnicos.


Y eso bien lo saben las organizaciones gremiales que representan a los trabajadores del arte y la cultura en Chile, y que han liderado la aprobación de varios proyectos de ley, como la Unión Nacional de Artistas (UNA),Sidarte y otros.


A.G.T.A.E.

Asociación Gremial de Trabajadores de las Artes y Espectáculos.


En tiempos de COVID-19, hemos visto afectados nuestros ingresos de manera significativa, y en muchos casos, por la naturaleza freelance de nuestro trabajo, tampoco hemos podido acceder a la ayuda que el Estado ha dispuesto.


A.G.T.A.E. , como parte de sus actividades, está reuniendo fondos para aliviar a aquellos que se han visto más afectados.

Para esto es muy importante saber quienes y cuántos somos. Ayúdanos, responde el formulario que el área de bienestar ha dispuesto link (www.agtae.cl) porque de esta manera podremos focalizar más eficientemente la ayuda.

Gracias Por ti, por todos!

19 vistas0 comentarios

Actualizado: 18 de jun de 2020

Mientras que los días siguen pasando en medio del encierro, la herida de muerte que el COVID-19 le está clavando a la industria musical se hace notable.


Un golpe que a pesar de sentirse en todo el mundo impacta distinto en cada país dependiendo de las medidas que se estén tomando desde los gobiernos para darle un salvavidas a la industria cultural. 

Hablemos del impacto que ha tenido la pandemia sobre la industria musical en el mundo en apenas un par de meses desde que se extendió por todos los continentes.


Para empezar, las cancelaciones y aplazamientos que ya conocemos: Coachella, South By Southwest, Tomorrowland y la más cercana, el circuito sudamericano de Lollapalooza en el que está incluído el Festival Estéreo Picnic (originalmente a celebrarse el fin de semana del 4 de abril), ahora reagendado para principios de diciembre, si las cosas no se terminan de salirse de las manos.  


Las cancelaciones no afectan únicamente el trabajo de artistas y productoras, también acaban con los ingresos de cientos empleados en otras áreas que dependen de estos eventos masivos para vivir.

Ahora, al otro lado de la gran industria, se encuentran los pequeños venues, completamente quietos, y los músicos independientes, sin presentaciones y a la expectativa con la inesperada caída a nivel mundial de la música en streaming.  



16 vistas0 comentarios

Actualizado: 19 de jun de 2020

Aunque había optimismo con retomar los recitales a fin de año en el país, las proyecciones han variado drásticamente ante el aumento de contagios.


Todos los grandes eventos trabajan hoy bajo la opción de postergarse.

Problemas para acceder a créditos, Falta de medidas concretas por parte de las autoridades.



Incertidumbre a nivel regional, La real disposición de un artista extranjero para venir hasta Chile y la del público local por invertir su dinero en entretenimiento, en medio de una histórica recesión.

Todas las anteriores son algunas de las interrogantes y angustias que hoy rondan en la cabeza de los encargados de la música en vivo en Chile, como parte de una compleja ecuación que deben resolver para aspirar a un eventual retorno del sector.


Un horizonte que hoy se ve aún más lejano que hasta hace un par de meses.

Es más: muchas voces estiman que es muy difícil que el país vuelva a tener conciertos durante 2020.


¿Qué pasará con esos conciertos?


Si entre marzo y abril pasado las estimaciones del gremio apuntaban al último trimestre de este año como posible fecha de reapertura, hoy esa proyección es más difusa en vista del recrudecimiento del contagio en Chile y Latinoamérica, sumado a la cancelación de algunos de los mayores festivales de Estados Unidos, como Lollapalooza Chicago y Coachella, que esta semana fueron aplazados para 2021. Señales preocupantes para una cartelera que todavía tiene más de una veintena de shows agendados entre septiembre y diciembre, incluyendo el debut de Metallica en el Estadio Nacional y festivales como Creamfields y Lollapalooza, ambos en noviembre.

12 vistas0 comentarios

¡Necesitamos su apoyo hoy!

A.G.T.A.E.

Por Ti, Por Todos ...

Email:  contacto@agtae.cl

Email:  bienestar@agtae.cl

Teléfono: Pronto

Web: www.agtae.cl

Obtenga actualizaciones mensuales